Kiosco Mayor


De Francisco Rodríguez

Sonora, sucesión constitucional (2021)

(1 de 2 partes)

*Gobernadora priista ¿hegemonía priista?

*¿PRI sin apoyo o nueva forma de hacer política

¿MORENA, refrendará sus triunfos electorales?

Hace relativamente pocos días, surgieron algunos comentarios tanto en columnas, “mentideros y corrillos políticos”, acerca de que se había presentado una “Rebelión de Priistas”. Todo por una reunión a puerta cerrada que sostuvo el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Ernesto “el Pato” De Lucas, con presidentes municipales y regidores de ese instituto político.

De esa reunión, trascendió que hubo fuertes reclamos por la falta de atención, de apoyos en todos los sentidos, (económicos y de olvido, etc.) de parte del partido en el que militan y pertenecen. Se comentó al término de esa “encerrona”, por los propios asistentes a la misma, que el dirigente del CDE abiertamente les expresó “que no cuenta con recursos materiales ni económicos para apoyarlos”.

Podemos afirmar que efectivamente fue una reunión ríspida, en donde se expresaron fuertes y airados reclamos a la dirigencia de ese partido.

Pero como si esto fuera un asunto menor e intrascendente, estos fuertes reclamos a la estructura priista, con el paso de los días se fueron diluyendo y desvaneciendo en el espectro político del estado. Por lo contrario, considero que este “aquelarre priista”, es de la mayor importancia y de suma trascendencia en el ámbito político-electoral del estado.

Veamos por qué:

Quienes conocemos a Ernesto De Lucas, sabemos que es un político serio, maduro, experimentado, fogueado en las áreas políticas-administrativas, no solo en el ámbito local sino también nacional. Por ello, debemos señalar que los comentarios que dirigió a sus correligionarios, no son ninguna novedad, es un “secreto a voces” que no ha recibido apoyos, sobre todo económicos, a tal grado que no ha podido renovar del todo el comité estatal, mucho menos atender a más de 30 comités municipales del PRI que se encuentran vencidos. El resto de los comités prácticamente están cerrados, abandonados. Lo que resulta por demás intrigante para muchos analistas políticos, es que el presidente del PRI exprese de manera privada, y publica, esa falta de apoyos a su gestión partidistas.

¿Qué está sucediendo en el interior del PRI si cuentan con un dirigente probado, eficaz y eficiente? ¿Porque no recibe apoyos para cumplir con su responsabilidad?

Ni por asomo pretendo asumir el papel de “recadero” o “mensajero”, para nadie. “Líbrame Dios”.

Pero sí considero que es mi obligación como periodista de muchos años, el plantear una serie de interrogantes que profusamente circulan entre analistas, comentaristas, en esta área de la política.

Resulta difícil de aceptar que un dirigente de un partido, más cuando es afín, es decir, pertenece a la estructura de gobierno de su mismo partido, manifieste que su falta de operatividad y funcionalidad se debe a que carece de recursos económicos. Es un hecho difícil de entender. Y uno se pregunta ¿está arreglado esto o es una forma distinta de operar en la actualidad?

Uno se pregunta si tendrán realmente conciencia de que con esta inactividad partidista, que permea a lo largo y ancho del estado, se puede prestar a que se elaboren múltiples y diversas conjeturas, elucubraciones y que con esta actitud pasiva, de inacción, se pueden o se están generando en la opinión publica hipótesis tales como “que existe un acuerdo”, es decir “pleito arreglado”, ya que con esta actitud que se traduce en un abandono de la otrora estructura y fuerza priista, se puede considerar, o presumir, como “dejar libre el camino” a otro partido político en la próximo contienda electoral en la entidad.

¿Cómo explicar o entender que pusieron a disposición de Ana Gabriela Guevara toda la infraestructura deportiva para un reciento evento? o el viaje de empresarios sonorenses para reunirlos con el Presidente, donde se incluyeron los suegros de la Gobernadora? ¿Cortesía al paisano? O es la nueva forma de hacer política.

En este orden de ideas, esta actitud de pasividad partidista, que encuentra su justificación “en que carecen de recursos materiales y económicos” para actuar con la rapidez y eficacia que requieren los tiempos electorales, resulta a todas luces incomprensible, en función de que existen circunstancias, factores y elementos que, analizados en su conjunto, permiten visualiza, con cierto optimismo, que los resultados electorales en el próximo proceso, bien pudieran favorecerles en su momento.

Si revisamos el pasado proceso electoral, en el ámbito local, es decir a nivel estatal, podremos constatar que la diferencia entre MORENA y el PRI, no fue tan significativa. Fue de poco menos de 55 mil votos (tomando como referencia la elección de los presidentes municipales).

Debemos reconocer que los tiempos y las circunstancias en que se dio este pasado proceso electoral (2018) con respecto a MORENA, han cambiado diametralmente, es un hecho. (Este tema habré de abordarlo más adelante).

Existe otro factor de suma importancia, pese al “abandono” de la dirigencia partidista, en importantes municipios, su población de “motu proprio” ha vuelto a su “redil priista” (Río de Sonora, región alta y baja de la sierra sonorense).

Deseo establecer, con toda claridad, que de ninguna manera con mis reflexiones se pueda llegar a pensar que afirmo que la estructura del PRI-Gobierno está sin hacer nada, es decir como reza el dicho popular, “tirados en la hamaca”. Para nada. Por supuesto que tienen actividad, en cuanto al CDE del PRI. Me refiero a la necesidad que considero en mi particular punto de vista, de renovar al comité directivo estatal, renovar la dirigencia de más de 30 comités municipales del tricolor, y poner en acción al resto de dichos comités que, según mis fuentes, están prácticamente cerrados.

En cuanto al área de gobierno (Ejecutivo), existe constancia publica de la incesante y permanente actividad que se realiza en diferentes ámbitos: social, económico, deportivo, salud, etc.

Pero, debe insistir, mis comentarios están encaminados a reflexionar sobre tareas de proselitismo político-electoral, de cara al ya muy cercano proceso del 2021.

De ahí, cabe preguntarnos ¿por qué municipios tan importantes, como la capital Hermosillo, no se ha renovado la importante estructura municipal?

En Ciudad Obregón, tengo la constancia personal, por mis fuentes en Cajeme y por pláticas con amigos, colegas, políticos “en receso”, así se autodenominan. Se quejan amargamente porque “no son atendidos”, no los visitan, menos les brindan apoyo. Que se encuentran “en la orfandad política”, me dicen.

No se debe olvidar que solo entre estos dos municipios (Hermosillo y Cajeme) se encuentra un tercio (33%) del padrón electoral en el estado.

A lo anterior, hay que agregar que este “sentimiento” se da también en otros municipios importantes como Guaymas, Nogales, Navojoa, San Luis Río Colorado, Agua Prieta, Cananea, los cuales por su población e importancia, concentran el mayor número de votos de la entidad.

Así que, por lo expuesto, debo concluir que ciertamente, deben de existir razones válidas de parte de la estructura PRI-Gobierno, que justifique su proceder ¿o es una forma distinta de hacer política?

Antes de concluir con este tema, deseo dejar establecido, con toda precisión, que de ninguna manera se sugiere o se propone, que el gobierno (Ejecutivo) lleve a cabo visitas o giras de trabajo, a estos municipios descritos anteriormente, con un carácter de proselitismo políticos-partidista. Para nada, pero sin duda, con el auténtico carisma que posee, el cariño y respeto que se ha ganado a pulso, considero que sus visitas a estos municipios apoyarían con su trabajo y ejemplo a sus correligionarios.

En renglones anteriores, señalé que a mi parecer, las condiciones y circunstancias políticas-electorales donde obtuvo el triunfo MORENA, en el proceso 2018, hoy en día han cambiado radicalmente

No solo en Sonora, sino a nivel nacional, como ello se refleja en los comentarios del historiador y analista político, Héctor Aguilar Camín, quien recientemente en el programa “La Hora de Opinar”, expresó: “ganar una elección a AMLO, difícil; a MORENA, para nada”.

Es más, cada día toma más fuerza en el país, la tesis: “Los morenistas ganaron la elección, pero están perdiendo el gobierno”.

Analicemos esta situación:

A nivel nacional, es triste el espectáculo que han ofrecido al pueblo de México, los más connotados representantes de esta Cuarta Transformación.

En el Senado, el denigrante “pleito” entre la misma bancada, Ricardo Monreal contra Martí Batres, por la presidencia. En la Cámara de Diputados, la vil maniobra de “agandallarse” la presidencia, violando acuerdos preestablecidos y el reglamento interior, pues en el colmo del cinismo y desfachatez, el presidente en funciones, de MORENA, un “viejo lobo de mar en la política mexicana”, acuño una frase para la posteridad: “Sufragio Efectivo-Sí Reelección”. (Quizá esta “inocente” frase conlleva un mensaje a futuro).

Los terribles “encontronazos” que se están dando a nivel nacional y en los estados, por el desaseo con que están manejando el proceso de elección de su dirigencia.

El bochornoso “acuerdo” del Congreso local (la mayoría panista) del estado de Baja California que, atropellando la voluntad popular de los ciudadanos, expresada en las urnas, pretenden extender el periodo de dos años de gobierno, por el cual se votó, a cinco año. La posición del Presidente ha sido totalmente ambigua. Es más, el día de la “burda encuesta”, lo acompañó en una gira en el estado ¡qué tal!

Veracruz, el Gobernador, en franco contubernio y complicidad de su congreso local (morenista), violando todas las leyes vigentes, destituyó al Fiscal General, que le resultaba “incomodo”; le quitó toda protección, guardias, automóviles, y le giró una orden de aprehensión. El Presidente, por supuesto, respaldó estas ilegales acciones.

Morelos, el gobierno de este ex futbolista, es prácticamente un estado fallido.

Ciudad de México, pese a todos los apoyos del Presidente, la administración de Claudia Sheinbaum, va tumbo tras tumbo.

Y qué decir de la gestión federal de esta Cuarta Transformación? Un auténtico desastre, en seguridad (lo de Culiacán es la mejor muestra), economía, salud, campo mexicano, vergonzante posición política exterior (migrantes-EEUU), etc. etc.

Es un hecho, que la imagen de AMLO sigue siendo alta, pero ésta ha venido decreciendo. Y en cuanto a la intención del voto para diputados federales por MORENA, ha disminuido a un 17%.

SONORA…

De esto y más en la segunda parte.

Twitter: @kioscomayor

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios