De Primera Mano


NO. CON FRANQUEZA se admite el desconocimiento de que Andrés Manuel López Obrador hubiera sido “iniciado” como miembro del Rito Nacional Mexicano de la Masonería en México. Si esto se confirma, nos explicaríamos con mayor claridad la admiración que profesa el actual Presidente de México por la figura de Benito Juárez.

Esta filia de AMLO fue “descubierta” durante la noche del “Grito” de Independencia el pasado domingo 15 de septiembre de este 2019. Una de sus veinte “vivas”, fue una oda a la “fraternidad universal”, expresión íntimamente ligada con el pensamiento y filosofía masónica en el mundo.

Los dos ritos masónicos reconocidos son el Escocés y el Yorkino. El Rito Escocés, se ha dicho, tiene su origen en Francia y rápidamente se expandió alrededor del mundo bajo pensamientos liberales y haciendo suyos los propósitos de Libertad, Igualdad y Fraternidad, enarbolados en la Revolución Francesa.

Se ha insistido en que ha sido una organización secreta, con una simbología que privilegia al ojo que todo lo ve del “gran arquitecto del universo”. Los estudiosos del tema han documentado las razones por las cuales los integrantes de esta organización, al ascender dentro de la misma a través de grados hasta llegar al Gran Maestre Grado 33, terminan convirtiéndose en enemigos de la religión, pero especialmente de la Religión Católica.

En México el Rito Escocés fue el primero en aparecer y eso sucedió en el arranque del siglo XIX, instalándose en la calle De las Ratas número 2, en la ciudad de México. Hay quien asegura que Miguel Hidalgo y Costilla fue iniciado bajo este Rito, pero ha quedado la interpretación de que esta versión pudo haber sido de parte de masones interesados en apoderarse de las figuras más importantes de la historia de México.

Para la constitución del nuevo Estado Mexicano luego de que en 1821 Agustín de Iturbide logró la consumación de la Independencia de la nación, apareció un personaje que influiría de manera determinante en el surgimiento del marco jurídico del nuevo México. Su nombre fue Joel R. Poinsset y era el embajador de los Estados Unidos en nuestro país en aquella segunda década del siglo antepasado.

Poinsset trajo a México el Rito Yorkino de la Masonería y logró iniciar a sus primeros miembros con el propósito de oponerse tajantemente a los intentos de Iturbide de convertirse en el primer emperador del país. Finalmente, logró imponer a Guadalupe Victoria como el primer presidente de la naciente nación bajo el régimen federalista e influyó contundentemente para que gran parte del texto de la primera Constitución Política, en el año 1824, tuviera como base la legislación de los Estados Unidos.

Un preclaro ejemplo de ello es que logró que el nombre oficial de nuestro país quedara como “Estados Unidos Mexicanos”.

Fue Benito Juárez, quien al llegar a su primer periodo como Presidente de la República, lideró a un grupo de ciudadanos de pensamiento liberal a impulsar una nueva corriente en la Masonería que se conocería como “Rito Nacional Mexicano”.

Juárez trabajó para un propósito fundamental: Hacer a un lado el enorme poder político y económico de la Iglesia Católica en los asuntos de la política del Estado Mexicano.

En aquella época, el Clero comandaba grandes latifundios en el país y Juárez promulgó la Ley Nacional para la Desamortización de Bienes Eclesiásticos, instrumento con el que finalmente alcanzó su propósito.

Sin embargo, Juárez, como todo gobernante en nuestro país, llevaba también un emperador dentro. Primero alcanzó la Presidencia por mandato constitucional que establecía que ante la ausencia del Presidente le sustituiría el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Después, fue electo para un primer periodo de cuatro años que fue interrumpido al llegar Maximiliano de Habsburgo en 1864. Tres años después, Juárez regresa a palacio nacional luego de vencer al segundo imperio y por este motivo extendió su mandato. Después fue electo dos veces más. Al fallecer en 1872 de muerte natural, recién había asumido la presidencia por cuarta ocasión.

Juárez habló una vez de que los funcionarios públicos estaban obligados a vivir en “la honrosa medianía”, pero al morir, su familia fue enterada de los bienes que poseía el recién desaparecido mandatario y el notario público encargado de leer el testamento, dio cuenta de varias casas ubicadas tanto en sitios privilegiados en la capital de la república como en el Estado de Oaxaca.

Hay quien ha trasladado el valor de esos inmuebles en aquel tiempo, a la época actual y ha concluido que los bienes de Benito Juárez rebasarían los 75 millones de pesos de nuestros días, lo que evitaría ponerle como ejemplo de una “honrosa medianía” del funcionario público.

Si Juárez es el ícono y la figura ejemplar de nuestro actual Presidente de la México, ya se imaginarán ustedes los ejemplos que pudiera asumir, sobre todo en lo referente a la permanencia en el poder.

Y tal propósito pudo haber ofrecido sus primeros desplantes en un Andrés Manuel López Obrador que durante la noche del “Grito” del domingo 15 de septiembre de este 2019, pretendió enviar un mensaje de austeridad en palacio nacional, apareciendo solo acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, cuando la realidad era otra muy distinta.

Las fiestas patrias son festividades del pueblo de México y el Estado Mexicano encabeza una ceremonia para honrar a quienes nos han dado patria y libertad. No es una festividad de una sola persona o para rendir culto a una personalidad.

Porque si bien es cierto que el Presidente aparece en el balcón principal de Palacio, detrás de él estarían siempre los representantes del Congreso de la Unión y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es decir, la representación de los tres poderes del Estado Mexicano.

En este primer “grito” presidencial, Andrés Manuel López Obrador envió un primer mensaje al pueblo de México: “El Estado soy yo”.

Si una de sus vivas fue dirigida a “la fraternidad universal” porque profesa el pensamiento masónico simbolizado por Benito Juárez en el arranque de la segunda mitad del siglo XIX, no tenemos por qué dudar que AMLO seguirá el ejemplo del benemérito en el aspecto religioso y en el aspecto político liberal.

AMLO le cumple al diablo…

LO QUE SEA de cada quien, el Presidente López Obrador ha mostrado ser un hombre que cumple su palabra empeñada.

Los pactos que hizo con los “malos” en los meses anteriores al día de los comicios en el pasado 2018, los está llevando al pie de la letra.

No cometió el mismo “error” en los primeros dos intentos de alcanzar la Presidencia los años 2006 y 2012, al pretender ser autosuficiente para alcanzar la victoria.

No. En el 2018 era la última y definitiva.

Hizo un compromiso con el entonces Presidente Peña Nieto a cambio de impunidad de éste último a su salida de Los Pinos.

EPN reformó los estatutos del PRI para designar un candidato no priísta, convencido de que José Antonio Meade no tenía posibilidad alguna de alzarse con el triunfo.

López Obrador unos meses antes, había accedido a la victoria del PRI en el Estado de México. Esta fue la condición de Peña, conservar la gubernatura para el grupo Atlacomulco a cambio de ponerle alfombra a la llegada de AMLO a Palacio Nacional.

Hoy el expresidente Peña se pasea por el mundo en compañía de su novia, Tania Ruiz, sabedor de que es impensable siquiera la posibilidad de ser llamado a cuentas.

Andrés Manuel hizo un pacto con Elba Esther Gordillo y le ha cumplido. No sólo dejó la cárcel, también fue exonerada de los delitos que le endilgaban y echó abajo la reforma educativa impulsada en el sexenio de EPN.

También hizo un pacto con Napoleón Gómez Urrutia, el corrupto dirigente nacional de los trabajadores mineros. Lo trajo del autoexilio en Canadá y le dio impunidad obsequiándole una Senaduría. En su momento, “Napito” sabrá cumplirle al ahora Presidente de México al enfrentarse con Germán Larrea Motavelasco, el poderoso empresario propietario de las minas más grandes del país.

AMLO le está cumpliendo a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Le protegieron y apoyaron siempre. Ahora, han impreso sus propios libros de texto gratuitos cargados de “Cuarta transformación” y apología de las ideologías de género, proaborto, homosexualidad y matrimonio entre personas del mismo sexo. La SEP se los respetó y no sólo eso. Los líderes de la SNTE podrán decidir acerca de las nuevas plazas magisteriales, sin ningún examen de por medio.

Nuestro Presidente de la República le está cumpliendo al diablo, con quien hizo pactos para llegar a donde ahora está en Palacio Nacional.

Y eso no es todo.

Es muy probable que no tengamos ni la menor idea de lo que nos espera en los años y meses por venir.

Resulta más que evidente que esto no era exactamente lo que exigía el pueblo mexicano al apoyar a López Obrador en los pasados comicios electorales.

Todos hablamos y confiamos en el cambio, pero hacia el futuro. Jamás se pensó en que las políticas de la “4-T” nos harían regresar a gobiernos del PRI de los años setenta.

Don Javier R. Bours, “Honor a quien honor merece”

ESTA SEMANA el patriarca de la familia Bours Castelo en Cajeme, don Javier Robinson Bours Almada, fue galardonado con el premio denominado “Eugenio Garza Sada”, promovido por el Instituto Tecnológico de Monterrey para ser otorgado a personas muy distinguidos por su vida ejemplar, visionaria y creadora de desarrollo y progreso en sus comunidades… Con más de noventa años de edad, don Javier sigue activo y dando ejemplo a su descendencia del trabajo, arrojo y visión para crear empresa y desarrollar proyectos de gran alcance… En la política fue diputado federal y presidente municipal de Cajeme… Entre sus hijos se cuenta a un exgobernador del Estado, Eduardo, a un expresidente municipal de cajeme, Ricardo (quien hoy es aspirante a la gubernatura en el año 2021), en tanto otro hijo, Rodrigo, firma como regidor en el ayuntamiento de Cajeme… Su hijo Javier, es el líder actual del Grupo Bachoco, el corporativo de empresas más importante de Sonora y uno de los más destacados del país… Enhorabuena para don Javier y para todos los integrantes de su familia, que no ocultaron su satisfacción y orgullo al contar con un jefe de familia con esa estatura tan extraordinaria.

Se mueve la rueda rumbo al 2021

LA SORPRESA de las mediciones sobre el conocimiento de personajes que podrían figurar en la pelea por el Gobierno de Sonora en el 2021, ha añadido el nombre de la senadora Lilly Téllez García, al aparecer como la más posicionada dentro de la estructura de MORENA, el partido con el que López Obrador cobijó a decenas de candidatos… Y no diga quién se lo dijo pero a mi oficina llega la información de un encuentro sostenido por esta destacada periodista y legisladora sonorense y el exgobernador Manlio Fabio Beltrones, allá, en la ciudad de México… Claro, me dirá usted, Manlio ya no se mete en asuntos políticos de Sonora… Pues déjeme decirle que no comparto ese criterio… Beltrones seguirá haciendo política hasta el final de sus días y jamás dejará de ver hacia su tierra, Sonora… Pero Lilly es de MORENA, no del PRI, también me dirá… Y yo le respondería: Los tiempos son otros y el pragmatismo político podría imponerse en el 2021… Ya en el pasado reciente hay testimonios de alianzas entre personajes de partidos distintos en aras de lograr el poder y también de hacer negocios.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios