Hallan muerto a bebé en río Bravo tras volcadura de balsa


Un bebé de diez meses fue encontrado sin vida y se teme que otros tres migrantes se hayan ahogado tras volcarse la balsa en la que pretendían ingresar a EU.

Un bebé de 10 meses fue encontrado el jueves sin vida y se teme que otros tres migrantes se hayan ahogado después de que la balsa en que se transportaban volcara en la noche en el río Bravo (o Grande) cuando intentaban cruzar la frontera de México a Estados Unidos, dijeron las autoridades.

Los desaparecidos son un chico de 7 años, otro que se cree tenía más o menos la misma edad y un hombre adulto.

Los migrantes intentan a menudo cruzar el río, principalmente en balsas frágiles sin equipo de seguridad, y la corriente puede tener un nivel engañoso y gran velocidad.

Agentes de la Patrulla Fronteriza encontraron a un migrante alrededor de las 9:45 de la noche del miércoles cerca de Del Rio, Texas, dijo uno de los oficiales. El hombre les dijo a los agentes que una balsa en la que iban nueve personas se había volcado, y la corriente se llevó a su bebé y a su sobrino, además de otro menor y al adulto.

Los agentes escucharon los gritos en la oscuridad de la esposa del hombre y de otro hijo, que fueron sacados con vida de las aguas fangosas, según el informe preliminar del incidente elaborado por uno de los oficiales.

Otro hombre y su hijo de 13 años fueron rescatados en las cercanías, dijo el oficial. Los menores fueron hospitalizados para tenerlos en observación.

Los agentes fronterizos que buscaban a los desaparecidos encontraron al bebé, dijo uno de los oficiales. Solicitaron a The Associated Press guardar el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones.

Un número sin precedentes de familias centroamericanas están cruzando la frontera, algunas a pie y otras por el río. Apenas la semana pasada, agentes fronterizos rescataron a 10 personas de una balsa que se hundía en la misma zona, entre ellas un niño de tres años separado de su madre en el lado mexicano.

Durante el año fiscal pasado, equipos de socorro de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) atendieron más de 4.300 emergencias. Hubo 283 muertes, entre ahogados y fallecidos en el desierto. La cifra más alta de muertes, 492, se registró en el año fiscal de 2005.

El número de cruces fronterizos alcanzó el mes pasado su cifra más alta en 12 años; la Patrulla Fronteriza encontró a más de 103.000 personas, incluidas más de 53.000 que viajaban como familias.

Funcionarios de Seguridad Nacional afirman que la toda estructura relacionada con la inmigración está al límite debido al gran número de familias que necesitan atención diferente y tienen necesidades distintas, en comparación con las personas que los agentes y oficiales solían ver cruzar la frontera, principalmente hombres solos procedentes de México.

La Casa Blanca solicitó el miércoles al Congreso recursos adicionales por 4.500 millones de dólares para la frontera. El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dijo el jueves a una subcomisión del Senado que el departamento necesita financiación complementaria para enfrentar el gran número de migrantes y proveerles la atención adecuada.

Sin embargo, los demócratas están recelosos de conceder al gobierno más recursos, en especial después de la paralización del gobierno más larga de la historia debido a la exigencia del presidente Donald Trump de que le otorguen dinero para construir un muro fronterizo.

A la larga, el mandatario declaró una emergencia nacional para saltarse al Congreso y conseguir recursos de otras partes. La nueva financiación de emergencia no sería utilizada para la construcción del muro, según funcionarios.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios