Agricultores acusan a parvadas de loros adictos a su producción


Agricultores de la India acusan a parvadas de loros de destruir sus plantíos de amapola. Ahora, además de combatir la sequía en Madhya Pradesh, los cultivadores enfrentan a una especie que se ha vuelto adicta a su producción.

Agricultores de la India acusan a parvadas de loros de destruir sus plantíos de amapola. Ahora, además de combatir la sequía en Madhya Pradesh, los cultivadores enfrentan a una especie que se ha vuelto adicta a su producción.

Las aves recorren las hectáreas unas 40 veces al día. Inclusive han entrenado su técnica para planear cerca de las flores de amapola sin hacer ningún ruido (cual ninjas sigilosos), informó The Daily Mail. Algunos loros han sido grabados acercándose sigilosamente a los cultivos y rompiendo con su pico vainas de amapola inmaduras (donde reside la leche rica en opio).

¿QUIÉNES SON ESTOS LOROS ADICTOS?

Comúnmente llamada Cotorra de Kramer de India (Psittacula krameri manillensis), esta especie es conocida por alimentarse de tallos, brotes, semillas y frutas. En España la subespecie Psittacula krameri parvirostris fue considerada como de carácter invasor al poner en peligro flora y fauna autóctona de Sevilla.

Sumado a la naturaleza adictiva de la amapola, la Cotorra de Kramer ha desarrollado una actitud más agresiva contra los cultivos indios.

Ante la problemática los productores han cambiado su rutina, hacen guardia día y noche, además de detonar petardos y utilizar altavoces para ahuyentar a las parvadas sin ningún éxito. Desafortunadamente, dijo el agricultor, estos intentos no han logrado mitigar las pérdidas de cultivos.

Las autoridades locales han ignorado las peticiones de ayuda de los trabajadores, a pesar de que la agricultura representa el 34 % del PIB en el estado de Madhya Pradesh, al que la soya y la amapola aportan la mayor parte de ingresos, esta última siendo legal únicamente en 18 países del mundo.

Medios indios aseguran que esta situación que viven con estas aves ladronas de amapola no es un hecho nuevo que vive la India, que es uno de los pocos países en el mundo que tiene licencia para plantar opio.

Según un artículo publicado en 2018 por DNA India, se observó a estas aves chocar contra los arboles, solo para volar de nuevo cuando los efectos narcóticos desaparecían.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios