Kiosco Mayor


De Francisco Rodríguez


Rara huelga en la Unison

*Sorprendió porque no había ambiente de huelga

*La autoridad laboral ya la declaró improcedente

*Pide al STEUS retire las banderas rojinegras

*Los académicos votaron por no ir a la huelga

Sorpresivo el estallamiento de huelga en la Universidad de Sonora de parte del STEUS (Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Unison) a partir de las 17.00 horas de ayer lunes 16 de abril, la cual afecta a más de 30 mil estudiantes. Más tarde, la Junta de Conciliación y Arbitraje declaró improcedente la huelga y por tanto deberán retirar las banderas rojinegras.

Y digo rara porque no hubo un ambiento previo de huelga, “de calentamiento” no hubo manifestaciones ni protestas ni posicionamientos encontrados en los medios de comunicación.

A todos, o a muchos sorprendió esta huelga, ahora improcedente; ayer fueron las votaciones tanto del STAUS (sindicato de trabajadores académicos) como del STEUS. Los primeros votaron en contra de irse a la huelga pero los segundos, sobre todo los trabajadores de las unidades regionales foráneas (Caborca, Nogales, Santa Ana, Cajeme y Navojoa), dieron su voto a favor de paralizar las actividades de manera con la colocación de las banderas roji-negras.

Es raro el movimiento porque normalmente en el primer año de cada Rector, al menos en los últimos tiempos, no ha habido huelga (Pedro Ortega, Heriberto Grijalva); es como si fuese la “luna de miel” del nuevo Rector con los sindicatos.

Otro aspecto es que no se detectaban graves problemas con los sindicatos, de hecho el Rector Enrique Velázquez, y lo anunció al asumir el cargo, abrió una oficina para tratar los asuntos sindicales, y como responsable nombró al experimentado Héctor Escárcega.

Entonces ¿qué pasó?

Tampoco hay signos claros de intervención de partidos políticos y mucho menos intromisión del gobierno del estado, el cual evidentemente procura preservar un contexto de tranquilidad en el proceso electoral.

Algunos, y se vale, podrían comentar la “casualidad” que justo cuando llega Andrés Manuel López Obrador a Sonora ocurre la huelga, la cual insisto ya se declaró ilegal. Siempre a los sindicatos universitarios, tanto de académicos como de trabajadores, se les ha relacionado con la izquierda, y algo hay de eso.

Pero insisto, no había ambiente previo de este movimiento, lo cual nos hace recordar el viejo refrán de “cuídate de las aguas mansas…”

Sin embargo, ahora el problema se tornará político porque jurídicamente ya se dictaminó la ilegalidad de esa huelga y por tanto el sindicato debe de retirar las banderas y regresar las instalaciones a la autoridad universitaria. Debieron haberlo hecho anoche mismo cuando se les notificó, pero dudo acepten así de fácil la resolución de la Junta de Conciliación y Arbitraje.

OFICIAL: IMPROCEDENTE LA HUELGA

Horacio Valenzuela, titular de la Secretaría del Trabajo, informó que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje a través de la Secretaría de Asuntos Colectivos, “resolvió archivar el emplazamiento a huelga por parte del STEUS” por presentar su recurso de forma extemporánea.

El recurso de emplazamiento a huelga se presentó el 16 de marzo siendo que el periodo de vigencia del contrato colectivo de trabajo concluía el 20 de marzo.

"Al haber revisado la demanda y la fecha de su presentación encontramos que la misma se había presentado de manera extemporánea, esa es la razón sustantiva fundamental por la cual el Gobierno del Estado, en este caso la Secretaría del Trabajo está archivando esta demanda del sindicato", explicó Horacio Valenzuela.

El titular del trabajo comentó que “producto del esfuerzo del Gobierno del Estado y de las autoridades de la Universidad de Sonora, se logró cumplir una de las principales demandas del STEUS al incrementar hasta 300 pesos el bono de despensa mensual, por esta razón, dijo, le tomó por sorpresa la decisión tomada por el mismo sindicato por estallar a huelga”.

El titular de la Secretaría del Trabajo invitó al STEUS a retirar las banderas rojinegras de la Universidad de Sonora.

Y mientras la dirigencia del sindicato acata la orden de la autoridad laboral, más de 30 mil estudiantes estarán en la incertidumbre y perdiendo sus clases.

Por cierto, y tienen razón, los estudiantes a través de la sociedad de alumnos, demandan que los conflictos entre sindicatos y autoridades de la Máxima Casa de Estudios de Sonora, se solventen de otra forma para no poner en riesgo el derecho que tienen de recibir su educación sin contratiempos.

El tema no es nuevo, pero al parecer a nadie, o a pocos, les interesa modificar la Ley universitaria donde entre otros temas, se aborde el garantizar ese derecho a los estudiantes para no estar sujetos a las negociaciones sindicales, no es posible que se suspendan las clases cada vez que a una dirigencia se le ocurra como presión para lograr sus objetivos, independientemente de que estamos a favor del respeto sindical y de que los trabajadores, como los académicos, obtenga, porque lo merecen, mejores condiciones laborales y económicas.

A los actuales diputados ya no le pedimos eso, pero sí a los que en septiembre habrán de integrar la nueva legislatura estatal; ojalá tengan la voluntad y la visión para asumir esa responsabilidad pues se trata ni más ni menos que del desarrollo educativo de los jóvenes y del funcionamiento de nuestro mayor patrimonio cultura: la Universidad de Sonora.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios