México suma más de 15.000 casos nuevos de covid, su peor registro en cuatro meses


El país latinoamericano rompe el umbral de los cuatro millones de positivos confirmados, mientras el Gobierno aún descarta una cuarta ola de contagios en pleno avance de ómicron

México ha registrado la cifra más alta de casos de covid de los últimos cuatro meses. Las autoridades sanitarias han informado de 15.184 contagios de coronavirus en las últimas 24 horas, un salto que quintuplica los positivos que se reportaron el lunes: 2.877. Hay que remontarse a la primera semana de septiembre para encontrar una cantidad de casos similar. El repunte de la pandemia se da a conocer horas después de que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, defendiera la gestión de la crisis sanitaria ante el avance de la variante ómicron por territorio mexicano. “Hay que esperar, no diría que hay una cuarta ola porque no hay hospitalizaciones”, señaló el mandatario en su conferencia de prensa de este martes.

El último corte de datos sobre el avance del virus da cuenta ya de más de cuatro millones de casos confirmados de covid desde el inicio de la pandemia, aunque las autoridades ya advertían desde hace semanas de que se había roto ese umbral en sus estimaciones. México ha registrado 130 defunciones en la última jornada y se acerca a los 300.000 decesos confirmados desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, las proyecciones sobre muertes de varios especialistas y organismos gubernamentales, como el Inegi, que consideran el exceso de mortalidad oscilan entre los 520.000 y los 713.000 fallecimientos desde la aparición de la pandemia a inicios de 2020.

La incertidumbre por el impacto de ómicron, una versión mucho más contagiosa que las anteriores y que está previsto que se convierta en la variante predominante en el país en cuestión de semanas, llevó a que más de una docena de Estados postergaran el regreso a clases presenciales el 3 de enero. La Secretaría de Educación Pública insistió en que la vuelta a las escuelas no se ha traducido en un aumento de contagios y adelantó que se estaba por comenzar con la vacunación de refuerzo de profesores para lanzar un mensaje de tranquilidad. El anuncio oficial vino este martes y el Gobierno de López Obrador señaló que se utilizarán 2,7 millones de vacunas de Moderna donadas por Estados Unidos para inmunizar al personal docente.

“Están incrementándose los contagios por esta nueva variante, pero afortunadamente no hay incremento en las hospitalizaciones y, lo más importante, no hay fallecimientos”, dijo el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Las autoridades reconocieron que ha habido un ligero incremento en los ingresos hospitalarios en la capital, aunque con un margen de maniobra muy lejos de la saturación.

En Ciudad de México se han visto largas filas para hacerse pruebas rápidas, cuya demanda ha aumentado considerablemente después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo. “Estoy con síntomas desde hace varios días, pero ayer en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social estuve más de ocho horas formada y no conseguí que me hicieran la prueba”, dice Soledad Ramos, de 54 años, a las afueras de un centro de salud de la capital.

Desde el inicio de la pandemia, México ha optado por realizar pocas pruebas y no ha hecho un rastreo cercano de los contagios ni de los casos asintomáticos, salvo la excepción de la capital, la zona más densamente poblada, que hace más tests y que concentra alrededor de uno de cada cuatro casos que se han registrado a lo largo de la epidemia. Con todo, en la plataforma GISAID ya se han compartido 374 secuencias de ómicron en México y ya es el país latinoamericano que tiene más muestras de la nueva variante, en lo que los expertos consideran un botón de muestra de su expansión.

Las zonas turísticas, fronterizas con Estados Unidos y más densamente pobladas, como los Estados el centro del país, aglomeran la mayor tasa de contagios por cada de 100.000 habitantes. Los especialistas señalan que es un indicio de cómo se va a mover ómicron en las primeras semanas del año. Las autoridades confían en que la vacunación y las características del nuevo virus, que tiende a producir síntomas más leves, eviten que se disparen las hospitalizaciones y las defunciones, aunque en el discurso oficial se ha vuelto más recurrente que se admita que subirán de golpe los contagios, como se ha visto en otras partes del mundo. A nivel global se han registrado más de 1,3 millones de contagios y 7.605 defunciones en las últimas 24 horas.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios