Los más ricos del mundo deberían pagar para ayudar a los más pobres: AMLO


El presidente de México advierte que el mundo se está deslizando de "la civilización a la barbarie".

El presidente de México advirtió el martes que el mundo se está deslizando de la “civilización a la barbarie” y pidió a las mil personas más ricas, las mil corporaciones privadas más grandes y las 20 economías principales que mejoren la vida de los 750 millones de personas que ahora existen con menos de $ 2 dólares al día.

Andrés Manuel López Obrador dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que esta propuesta podría generar alrededor de 1 billón de dólares anuales, que deberían ir directamente a las personas más pobres del mundo “sin intermediarios, a través de una tarjeta o billetera electrónica personalizada”.

En un discurso mordaz ante el organismo más poderoso de la ONU, el líder mexicano criticó duramente a las naciones del mundo por no abordar la corrupción en todas sus formas -política, moral, económica, legal, fiscal y financiera- que calificó como "el principal problema de la corrupción". el planeta."

López Obrador, en su segundo viaje al extranjero desde que asumió el cargo en diciembre de 2018, presidía el consejo, donde México cumple un mandato de dos años y ocupa la presidencia este mes. El país eligió el tema de la reunión del martes: “Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: exclusión, desigualdad y conflictos”.

Como ejemplo de exclusión y desigualdad, señaló la distribución de vacunas COVID-19 , donde las empresas farmacéuticas vendieron el 94% y solo el 6% se destinó al programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud de la ONU para su distribución a países pobres.

“El espíritu de cooperación está perdiendo terreno frente al afán de lucro, y eso nos está llevando a deslizarnos de la civilización a la barbarie”, advirtió López Obrador. "Estamos avanzando, alienados, olvidando los principios morales y dando la espalda al dolor de la humanidad".

“Si no somos capaces de revertir estas tendencias a través de acciones específicas, no podremos resolver ninguno de los otros problemas que afectan a los pueblos del mundo”, dijo.

López Obrador dijo que en los próximos días México propondrá a la Asamblea General de la ONU “un plan mundial de fraternidad y bienestar” para garantizar el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que intentan vivir con menos de 2 dólares al día.

Dijo que la propuesta se puede financiar con dinero de tres fuentes: una contribución voluntaria anual del 4% de los ingresos de las 1.000 personas más ricas del mundo, una contribución similar del 4% de las 1.000 corporaciones privadas más grandes según su valor de mercado, y un 0,2%. del PIB de las naciones del Grupo de las 20 mayores economías mundiales.

López Obrador acusó a las Naciones Unidas, con la escucha del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de no ayudar a los que están en la parte inferior de la escala económica, diciendo: "No se ha hecho nada realmente sustancial para beneficiar a los pobres en la historia de esta organización".

"Pero nunca es demasiado tarde para garantizar que se haga justicia", dijo. “Es hora de actuar hoy contra la marginación, abordando las causas y no solo las consecuencias”.

Guterres, quien se dirigió al consejo antes de que hablara el presidente mexicano, dijo que la pandemia de COVID-19 "ha amplificado la miseria y las desigualdades", empujando a unos 120 millones más de personas a la pobreza, con millones en todo el mundo enfrentando hambre y hambrunas y el mundo enfrentando "la la recesión mundial más profunda desde la Segunda Guerra Mundial ".

“La gente de los países más ricos está recibiendo una tercera dosis de la vacuna COVID-19, mientras que solo el 5% de los africanos están completamente vacunados”, dijo. “Incluso antes de la pandemia, los multimillonarios del mundo poseían más riqueza que el 60% de la población mundial, y esa brecha se ha ampliado enormemente”.

El jefe de la ONU dijo que la creciente desigualdad es un factor de creciente inestabilidad.

“Hoy nos enfrentamos al mayor número de conflictos violentos desde 1945” y “se está imponiendo una peligrosa sensación de impunidad, que se ve en las recientes tomas del poder por la fuerza, incluidos los golpes militares”, dijo.

“Los derechos humanos y el estado de derecho están siendo atacados”, dijo Guterres. “De Afganistán, donde una vez más a las niñas se les niega la educación y a las mujeres se les niega el lugar que les corresponde en la sociedad. A Myanmar, donde las minorías son atacadas, brutalizadas y obligadas a huir. A Etiopía, donde una crisis humanitaria provocada por el hombre se está desarrollando ante nuestros ojos ".

El secretario general pidió invertir por igual en el desarrollo de todas las personas, un monitoreo más riguroso de las crecientes desigualdades para abordar las quejas desde el principio, incluidas las mujeres en la construcción de la paz, y garantizar que las instituciones nacionales representen a todas las personas. “Esto significa sistemas de justicia que se aplican a todas las personas por igual, no solo a los ricos o aquellos que tienen las riendas del poder”, dijo.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios