Se le “desmorona” el país a López Obrador por tanta violencia; Sonora no es la excepción


Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador se la pasa en su sala de confort en Palacio Nacional, en donde fincó su residencia por seis años, el país se le desmorona al incrementarse cada día más la violencia. Los policías soldados de la Guardia Nacional se la pasan modelando en los vehículos militares, mientras los acribillamientos, enfrentamientos entre bandas de criminales, secuestros, asesinatos en la vía pública, etcétera, continúan sin que la ciudadanía tenga a donde quejarse. Sonora no está exento de esta violencia y ahora ya no matan a uno, sino en grupo.

Se le “desmorona” el país a López Obrador por tanta violencia; Sonora no es la excepción

 

Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador se la pasa en su sala de confort en Palacio Nacional, en donde fincó su residencia por seis años, el país se le desmorona al incrementarse cada día más la violencia. Los policías soldados de la Guardia Nacional se la pasan modelando en los vehículos militares, mientras los acribillamientos, enfrentamientos entre bandas de criminales, secuestros, asesinatos en la vía pública, etcétera, continúan sin que la ciudadanía tenga a donde quejarse. Sonora no está exento de esta violencia y ahora ya no matan a uno, sino en grupo.

 

Lugares como Caborca, un municipio pequeño, las bandas de delincuentes se pasen en vehículos por sus calles a plena luz del día, matando a cuanta persona se les pone enfrente, sin que los soldados de la Guardia Nacional se den cuenta, eso nadie se lo cree. Si uno analiza bien a los militares, de puede dar cuenta que siempre andan impecablemente vestidos y sin ensuciar el uniforme, lo que significa que no hacen nada. Entonces, ¿cuál es la misión que debe de cumplir la Guardia Nacional? Lo cierto es que cada día hay menos habitantes en Sonora y más viudas.

 

La pandemia del Coronavirus y las muertes del crimen organizado acabarán con Sonora, porque nadie está haciendo nada para frenar las defunciones…El Coronavirus no deja de enfermar y matar a sonorenses y todavía falta la mayoría de la población en recibir la vacuna. Es más, no se termina con las personas de la tercera edad…Lo buena que llegaron unas poquitas de vacunas y esto calmará un poco la cosa, esperemos que no haya escasez a nivel mundial, porque entonces sí nos quedaríamos a medias…Ojalá que siempre haya dinero en caja para poder comprar el antídoto.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios