Se manifiestan en Hermosillo contra violencia a la mujer


El edifico del Poder Judicial del Estado quedó totalmente vandalizado, vidrios rotos, puertas derrumbadas, mobiliario y papelería de las oficinas incendiados, así como grafitis en toda la fachada del recinto judicial.

La rabia por una entidad en la que no se han podido frenar los feminicidios y la violencia contra las mujeres, dejó este domingo el edifico del Poder Judicial del Estado totalmente vandalizado.

Vidrios rotos, puertas derrumbadas, mobiliario y papelería de las oficinas incendiados, así como grafitis en toda la fachada del recinto judicial, fue el saldo de la marcha feminista que tuvo lugar a las 6 de la tarde, en Hermosillo este domingo 23 de febrero.

En la manifestación participaron cientos de mujeres vestidas de negro, partiendo desde las escalinatas del museo de la Universidad de Sonora, y concluyó con un conato de violencia contra el edificio del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

“Sí se puede, sí se puede”, gritaban las mujeres que no desistieron de empujar con fuerza las rejas de acceso principal hasta que lograron derrumbarlas y tomar el edificio.

Guardias de seguridad del Poder Judicial del Estado se alejaron y observaban desde el interior, solicitando, con tono nervioso, a las manifestantes no vandalizar más, pues aseguraban que de esa forma no ganarían nada en su lucha.

A las 7:20 de la tarde, las feministas lograron ingresar al edificio, corrieron hacia la oficina de presidente, la cual fue saqueada y totalmente destruida, incluidas ventanas y lámparas, dejando vidrios regados por todos los pasillos del recinto.

Ni Paloma, ni Itzel, ni Ámbar, ni Raquel merecían morir, gritaban; mujeres sonorenses que no merecían ser una cifra más de feminicidios, y que este domingo fueron un motivo más de lucha por el que cientos de mujeres salieron a marchar para protestar en contra de la violencia contra el género femenino en México, exigiendo justicia y un Estado que les garantice seguridad e igualdad.

“Se va a caer, se va a caer, el patriarcado se va a caer” y “señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”, fueron algunas de la consignas que las feministas gritaban con marcada rabia en su tono.

Al inicio de la marcha, los colectivos exigieron el retiro de los hombres presentes en el lugar por respeto a su lucha, pues aseguraron que se trataba de una manifestación separatista.

Alrededor de las 7:50 de la tarde, las activistas se retiraron con aire victorioso del Poder Judicial del Estado, mientras que un grupo de mujeres elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) se preparaba para resguardar el área vandalizada.

De acuerdo con la declaración del Secretario de Seguridad Pública, David Anaya Cooley, se procedería con el uso de la fuerza pública de manera pacífica, sin armas y con respeto a los derechos humanos, en caso de ser necesario.

El funcionario precisó que autoridades de seguridad valoraron los daños provocados durante la noche y solo en caso de haber denuncias por parte de los afectados se procedería en contra de las manifestantes.

“Vienen también otras instituciones, estamos viendo, es una situación complicada. (Tomar medidas) Dependerá de la institución y de los ofendidos como tal”, puntualizó.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios