El Papa deja ser libre a niña enferma en el Vaticano


Durante su tradicional audiencia de los miércoles, Francisco permite que una niña que sufría algún tipo de discapacidad corriera libre y se divirtiera en el escenario.

Una pequeña le robó el protagonismo al papa Francisco al subirse al escenario donde el pontífice daba su tradicional audiencia de los miércoles, saltando y aplaudiendo para deleite de la multitud.

La niña, que llevaba una camiseta rosa chicle y sufría algún tipo de discapacidad, se soltó de los brazos de su madre y llegó al gran escenario de mármol.

El Papa hizo señas a los agentes de seguridad para que no la detuvieran.

La menor volvió con su madre, quien trató de mantenerla quieta, pero se escapó de nuevo y regresó al escenario, atrayendo los aplausos de la multitud en la sala de audiencias del Vaticano.

La niña brincaba de un lado a otro frente a Francisco, saltaba y ocasionalmente soltaba un fuerte aplauso.

“Esta pobre niña es víctima de una enfermedad y no sabe lo que está haciendo", dijo Francisco al final de la audiencia, que duró más de una hora.

“Pregunto una cosa y todos deberían responder en su propio corazón: ¿Recé por ella cuando la vi? ¿Recé para que el Señor la sane y la proteja? ¿Recé por sus padres y su familia?"

“Cuando vemos a una persona que sufre, debemos rezar. Esta situación debería ayudarnos a hacer siempre esta pregunta", dijo.

El año pasado, Francisco permitió que un niño con autismo se paseara por el escenario sin ser molestado.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios