Entrega Gobernadora Pavlovich restauración del Templo San Antonio de Padua


Cada tres años los gobiernos municipales “destinan” no menos de 14 millones de pesos para la restauración del templo viejo de la Iglesia San Antonio de Padua, ubicada por la calle Sahuaripa en la colonia Las Granjas de Hermosillo. Sin embargo, solo le pegan una barridita y una encalada. Ahora, con recursos del Gobierno del Estado y la buena disposición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la “capillita” del barrio luce diferente a años atrás.


Cada tres años los gobiernos municipales “destinan” no menos de 14 millones de pesos para la restauración del templo viejo de la Iglesia San Antonio de Padua, ubicada por la calle Sahuaripa en la colonia Las Granjas de Hermosillo. Sin embargo, solo le pegan una barridita y una encalada. Ahora, con recursos del Gobierno del Estado y la buena disposición del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la “capillita” del barrio luce diferente a años atrás.

 

Como parte de las 224 obras que ha ejecutado este año el Consejo Estatal de Concertación para la Obra Pública (Cecop) y en cumplimiento a la petición de los vecinos, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano entregó recientemente la obra de restauración del Templo Antiguo de San Antonio de Padua, en la cual participó el (INAH).

Acompañada del arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, la gobernadora se refirió a esta obra, que tiene un gran valor histórico al ser la construcción más antigua de Hermosillo y que hoy, después de muchos años, fue restaurada a través de Cecop y del INAH además, solicitada, avalada y supervisada por los propios vecinos.

“Este templo, que es tan reconocido, tan querido y sin embargo no sabemos muchos que es el lugar, la construcción más antigua de esta ciudad, a veces recordamos la Plaza Zaragoza, la Casa Arias, la Casa Hoeffer, pero el Templo Antiguo de San Antonio de Padua es la construcción más antigua de este Hermosillo”, destacó la Gobernadora Pavlovich Arellano.

La mandataria, junto a los vecinos del sector, reconoció el trabajo del INAH en Sonora y Cecop, porque ahora los hermosillenses conocerán una gran parte de su historia, gracias al empuje de todas las personas que no dejaron caer este edificio histórico.

El arzobispo Rendón Leal agradeció a quienes hicieron posible esta restauración, porque con el Templo Antiguo de San Antonio de Padua ya rehabilitado, las generaciones actuales y futuras conocerán una parte de la historia de la ciudad.

“Agradezco y felicito por los trabajos de restauración de esta importante construcción que será para la arquidiócesis de Hermosillo una gran responsabilidad en la custodia, administración y uso que le iremos dando para el bien de la iglesia y de la sociedad en general, gracias, felicidades de corazón por este magnífico trabajo”, reiteró.

Esta obra del Templo Antiguo de San Antonio de Padua se realizó con mano de obra de artesanos y constructores sonorenses, bajo la normativa que rige el INAH para que se respete la fachada y la obra original.

El Templo de San Antonio de Padua, que fue edificado entre 1809 y 1815 y su construcción finalizó en 1841, está catalogado como Monumento Histórico, protegido por la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos además se incluye dentro de los 300 edificios considerados Patrimonio Arquitectónico y Cultural de la ciudad de Hermosillo e inscritos en el Catálogo de Monumentos Históricos del INAH.

Entra en vigor ley que prohíbe el matrimonio infantil

A partir del 4 de junio, entró en vigor las reformas al artículo 148 del Código Civil Federal, que prohíben el matrimonio infantil y adolescente, ya que establecen que para contraer matrimonio es necesario haber cumplido dieciocho años de edad, sin excepciones ni dispensas legales.

Lo anterior quiere decir que a partir del 4 de junio 31 Códigos Civiles locales prohíben de forma absoluta el matrimonio antes de los 18 años, y sólo el estado de Baja California aún conserva en sus leyes estatales excepciones y dispensas.

De acuerdo con la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), desde 2016 se han impulsado, junto con autoridades de gobierno, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales y academia, iniciativas para erradicar el matrimonio en menores de edad.

En la publicación del 3 de junio del Diario Oficial de la Federación, se incluyó el Decreto que reforma y deroga las dispensas y excepciones al matrimonio antes de los 18 años, de esta forma, se elimina la versión anterior donde se permitía el matrimonio a partir de 16 años para los hombres y 14 años para las mujeres. También, se deroga la posibilidad de que autoridades locales y familiares concedieran dispensas o consentimiento para contraer matrimonio antes de los 18 años.

A esto se suma la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en marzo de este año, que respondió a la acción de inconstitucionalidad 22/2016 promovida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Aguascalientes, para fijar la edad mínima de 18 años para contraer matrimonio, sin permitir excepciones legales para su celebración a personas menores de esa edad.

Las reformas que entraron en vigor a partir del 4 de junio contienen la reciente prohibición del matrimonio infantil en el Código Civil Federal hecha por el Senado de la República, mimo que se decretó por votación unánime el 21 de marzo del presente año, que derogó y modificó varios de sus artículos y posteriormente aceptada en la Cámara de Diputados.

En 2016 (a principios de año), la prohibición del matrimonio, entre o de personas menores de 18 años, estaba vigente en 18 estados del país y varias de ellas aún contaban con excepciones y dispensas legales que lo permitían.

Sin embargo, desde la creación de SIPINNA, a finales de 2015, se unió al impulso del cambio, y desde entonces, encabezado por organismos internacionales y diversas organizaciones de la sociedad civil, para articular un esfuerzo conjunto con el fin de prohibir dicho matrimonio a nivel federal y local.

Es bueno darse “baños de pueblo”; yo lo hago cada vez que puedo

Siempre es bueno darse de vez en cuando “baños de pueblo”, por eso este domingo caminé por el centro comercial de Hermosillo (primer cuadro de la ciudad) y, gracias a ello, me pude dar cuenta de los cambios que ha tenido nuestra ciudad en los últimos tiempos. Platiqué con personas adultas mayores y hablamos de los hoteles de antes, como el Laval, De Anza y el Sal Alberto, este todavía en funciones; los cines Nacional, Sonora, Lírico y Noriega. Recordamos al Hermosillo de ayer.

En el transcurso de la semana iremos abordando otros temas, como el de boxeadores: Joe Peregrina, del barrio Sambenito; Paulino Montes, que por cierto no se llamaba Paulino, sino Jesús y era del barrio “El Mariachi”; Jesús “Chucho” Llanez, del Mariachi; hasta los tiempos más modernos con Francisco Cancio, Tony López, entre muchos.

 

Hasta aquí los comentarios de hoy, regreso mañana, con el favor de Dios… Recuerden: En política no hay amigos, sólo compromisos.


Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios