Derriban construcción en ruinas de la colonia López Portillo


Fue en respuesta a denuncias de que la edificación se había convertido en el marco de problemas sanitarios y de inseguridad que alteraban la tranquilidad de la zona

Personal y maquinaria de la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología del Ayuntamiento (CIDUE) concretaron la demolición de una casa en ruinas que había sido causa de reiteradas y frecuentes denuncias por parte de los vecinos.

La mañana de este jueves coincidieron en la esquina de las calles General Piña y Tepache, de la colonia López Portillo, los titulares de CIDUE y la Coordinación de Servicios Públicos Municipales, José Carrillo Atondo y Norberto Barraza Almazán.

Los acompañaron empleados de ambas dependencias, para concluir con la demolición de una construcción que era utilizada como refugio, tiradero de basura y zona de quemas constantes.

Norberto Barraza explicó que las denuncias de los vecinos afectados activaron el protocolo de ubicación y notificación al propietario del inmueble y éste estuvo de acuerdo con la demolición, debido a que personas de conductas indebidas se habían instalado en el lugar y alteraban el orden de toda la zona.

Por su parte, José Carrillo precisó que previo a derribar la construcción fue necesario un trabajo manual previo que garantizara la integridad de la barda propiedad de una vecina, lo que se logró.

Celebraron vecinos respuesta del Ayuntamiento a sus reportes

“Es mejor que la tumben porque siempre se llena de muchos vagos allí, y prenden fuego, no se puede a veces ni salir por la peste y el humo”, expresó la señora María Antonia Ulloa, residente de la vivienda que compartía su barda con la construcción motivo de problemas.

“Ese cuarto lo agarraban de hotel, quemaban cada rato, el dueño ya había venido a limpiar, había quedado muy limpio pero lo agarró de basurero la gente que pasa, y luego se ponen a quemar, venía la policía, Bomberos y todo, era una peste espantosa, relató por su parte María del Rosario Valenzuela Ballesteros, también vecina de la zona.

Agradeció a las autoridades municipales que cumplieron con el compromiso que contrajeron en el sentido a dar una solución a las constantes molestias.

José Ambrosio Araiza Martínez, propietario de un negocio frente a la casa en ruinas, explicó que la propiedad en cuestión llevaba abandonada alrededor de 15 años, pero fue hace dos que empezaron a allegarse personas que utilizan drogas, quienes acostumbraban hacer quemas. “Había veces que yo tenía que cerrar el establecimiento porque no podíamos estar”, expuso.

“Qué bueno que ahorita asumió el municipio el demoler esta propiedad, con lo cual quedará saneada la problemática de aquí del vecindario”, concluyó.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios