Destinan 72 mil millones de pesos al Plan Nacional de Refinación


El Plan Nacional de Refinación consiste en la rehabilitación de las refinerías de Minatitlán, Salamanca, Tula, Cadereyta, Madero y Salina Cruz, y se construirá una nueva en Dos Bocas, Tabasco.

Con un presupuesto aprobado de casi 72 mil millones de pesos, de los 75 mil millones comprometido, el Gobierno federal depositará todo su aditivo en el 2019 para sacar adelante su Plan Nacional de Refinación.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), tal monto se compromete solo para el 2019, aunque en el documento no se observa flujo para los siguientes años y la inversión mayor se concentrará en el desarrollo de ingeniería.

El proyecto original señalaba que se destinarían 75 mil millones de peso en el 2019.

El plan consiste en la rehabilitación de las refinerías de Minatitlán, Salamanca, Tula, Cadereyta, Madero y Salina Cruz, y se construirá una nueva en Dos Bocas, Tabasco.

A Cadereyta se destinarán mil 970 millones de pesos; Minatitlán mil 736; a Salamanca 2 mil 043, a Tula 2 mil 124; a Madero mil 599; a Salina Cruz mil 057

De la misma forma, el plan incluye la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, en el municipio de Paraíso, Tabasco, en la habrá una capacidad de 340 mil barriles diarios; con la meta de producir 2 millones 400 mil barriles diarios hacia el 2024.

Tales refinerías procesarán 1 millón 863 mil barriles de crudo por día hacia el 2022, con lo que se podrán obtener alrededor de 781 mil barriles de gasolina y 560 mil de diésel diariamente.

De acuerdo con el plan, de esa forma se garantizará la soberanía energética al incrementar la producción de combustibles, mejorar los procesos de refinación y renovar con tecnología de punta nuestras instalaciones petroleras.

Se estima que en su conjunto las siete refinerías, incluyendo la de Dos Bocas, procesarán hacia el 2022, un millón 863 mil barriles de crudo por día, con lo que se podrán obtener alrededor de 781 mil barriles de gasolina y 560 mil de diésel por día.

El Plan Nacional de Refinación coadyuvará de manera definitiva a recuperar la producción de los combustibles que requiere el país para su desarrollo pleno, dotar a los mexicanos de estos recursos a precios más justos, y propiciar una importante derrama económica en el Sureste mexicano.

Con este proyecto, las refinerías de Minatitlán, Salamanca, Tula, Cadereyta, Madero y Salina Cruz, podrán procesar un millón 540 mil barriles de petróleo diarios.

Asimismo, la refinería de Dos Bocas contará con 17 plantas de proceso, 93 tanques y esferas y un sistema de generación de energía autosuficiente.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios