Kiosco Mayor


De Francisco Rodríguez

Se cierra contienda presidencial

*Pepe Meade y AMLO, los finalistas

*Mañana, último debate de candidatos

*Gobernadora inicia programa de salud

Tal y como se esperaba, a cada día que pasa y se acerca la elección, domingo uno de julio, la competencia se cierra y toda parece indicar que los finalistas serán José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador. En los últimos días Meade ha ido hacia adelante en las preferencias, AMLO se ha estancado, pero sigue punteando, mientras Ricardo Anaya se observa en retroceso.

Mañana martes es el tercero y último debate donde se verán las caras, y mucho se habrán de decir, los aspirantes a la Silla de Mandar que hoy ocupa Enrique Peña Nieto.

López Obrador se cuidará de no cometer errores para al menos permanecer como puntero, aunque ya no con tanta ventaja; Anaya es probable se enfoque a Meade con la intención de recuperar la segunda posición, en tanto el candidato del tricolor hará todo lo posible para sobresalir con sus propuestas, que la verdad son las más claras y viables, y de pasadita darle un rozón y si se puede un “descontón” al tabasqueño.

En mi opinión un debate no es definitorio para ganar o perder una elección, más bien es la estrategia de difusión que se utilice para aprovechar lo bueno y malo que cada candidato haya exhibido en ese tipo de eventos. Y como ejemplo les pongo que los dos anteriores los ha perdido AMLO y no ha bajado significativamente por ello en las preferencias. El que Meade se le acerque, y en algunos ya hay empate técnico como en Nuevo León y Zacatecas, es producto de otros factores.

Meade no requiere estar en primer lugar en los sondeos para ganar la elección presidencial, basta con que llegue al uno de julio en un segundo lugar con una desventaja que no supere los dos dígitos.

¿Y por qué?

Simple: el PRI tiene una sólida estructura territorial y una gran capacidad de movilización que le acarreará votos mientras que MORENA, aunque la ha estado creando, sigue siendo débil y depende de la participación de la gente, es decir que salgan a votar todos aquellos que dicen están a favor de López Obrador. De lo contrario, el tabasqueño volverá a quedar en el camino por falta de sufragios y no por un fraude electoral, como les aseguro dirá si pierde por tercera vez una elección por la Presidencia de la República.

Después del debate, todos las campañas de todos los candidatos se enfocarán a decir que “ganaron”; la de AMLO para fomentar la percepción de que “ya es el ganador”; la de Anaya dará el “último estirón” buscando posicionarse en el segundo lugar de las preferencias; y la de Meade se enfocará a consolidar el segundo lugar con muy poca desventaja que será ya un empate técnico.

La percepción, sin embargo, que no es la realidad, es que López Obrador será el ganador. Hay miles, millones de mexicanos, que no darán su voto al candidato de MORENA pero piensan será el triunfador. Por eso la urgencia del equipo de Meade, y de Anaya, de modificar la percepción, lo cual no se ve fácil, pero tampoco imposible, por el tiempo tan corto que queda para el día de la elección.

Y por eso un eventual triunfo de cualquiera de los dos, Meade o Anaya, sería muy cuestionado donde la duda de fraude electoral permearía por donde quiera. Y claro, sería brutalmente estimulada por MORENA y su grupo operador especialista en manipulación de masas a través de las redes sociales.

Si AMLO gana, el cambio de gobierno sería menos complicado, pero si pierde, que sí es posible, pues entonces soltaría al tigre y viviríamos un etapa postelectoral de muchas complicaciones.

El PRI como partido está haciendo lo suyo, al menos así se ve en Sonora, aceitando la maquinaria tricolor para que opere con eficiencia el uno de julio. El presidente de ese partido, Gilberto Gutiérrez Sánchez, diariamente se reúne con las dirigencias y estructuras municipales y con los candidatos tricolores con el objetivo de supervisar campañas y estrategias.

Ya falta poco para ver el desenlace.

EN SALUD, PREVENIR ES LA MEJOR ALTERNATIVA

Qué bueno que el gobierno del estado, que encabeza Claudia Pavlovich, hay iniciado una campaña intensa de prevención del dengue, zika y chikungunya, precisamente en estos momentos, antes de que se inicie la temporada de lluvia y entonces vengan las consecuencias, en ocasiones graves, de salud pública.

La Gobernador dio inicio a un programa llamado “Hogares Protegidos con el Dengue”, el cual consiste en la instalación de mallas protectoras con repelente para disminuir los riesgos de trasmisión de estas enfermedades a través del mosquito.

El programa comenzó con la visita a la casa de la familia Toledo Castro, en la colonia Sierra Bonita de Hermosillo, donde la Jefa del Ejecutivo Estatal fue acompañada de la presidenta municipal, Angelina Muñoz, y del subsecretario de Salud, Félix Higuera Romero y del director de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, Gerardo Álvarez Hernández.

Los funcionarios de salud explicaron que por primera vez en los últimos 15 años, en los últimos siete meses no se ha registrado un solo caso de dengue, y en los dos últimos años no se ha habido ni un caso de chikungunya.

Evidentemente este logro en salud pública se debe precisamente a la prevención, una prevención que todos los habitantes debemos practicar siguiendo las instrucciones de limpieza de nuestras viviendas y en particular los patios, que promueve el Estado a través de las autoridades de salud.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios