Kim Jong Un en China: sonrisas y brindis con dedicatoria para EU


La sorpresiva visita del líder norcoreano es vista como un mensaje velado a Washington de que Pyongyang tiene un aliado poderoso y Pekín no permitirá que lo marginen del diálogo sobre la crisis nuclear.

Con sonrisas y firmes apretones de mano, Corea del Norte y China utilizaron su inesperada cumbre esta semana para demostrar que, a pesar de las tensiones recientes, Pyongyang tiene un aliado poderoso y Pekín no permitirá que lo marginen de las discusiones sobre la suerte de su imprevisible vecino.

Las conversaciones a puertas cerradas del líder norcoreano, Kim Jong Un, con el presidente chino, Xi Jinping, en Pekín parecen tener como objetivo fortalecer la posición de ambos países de cara a las reuniones anunciadas de Kim con el presidente surcoreano Moon Jae-in y posiblemente el estadunidense Donald Trump.

Un objetivo crucial para Pekín es reafirmar su conexión con las reuniones, de las que ha estado excluido.

China parecía ser un espectador a medida que se deterioraban sus relaciones con el Norte y Pyongyang se comunicaba con Seúl y Washington.

“La visita de Kim Jong Un demuestra que China, lejos de ser marginal, cumple un papel relevante. Esto le permite (a China) salvar las apariencias”, dijo Pang Zhongying, un experto en Corea del Norte en la Universidad Renmin de Pekín.

“Corea del Norte se aprovecha una vez más de China”, dijo Pang.

“Juega la carta china para decirle a Corea del Sur y Estados Unidos: China sigue siendo mi aliado”, consideró.

Los informes oficiales de ambos países el miércoles destacaron efusivamente los estrechos lazos entre los líderes para restar importancia a las tensiones generadas recientemente por la fabricación de armas nucleares y misiles de largo alcance en el Norte.

“Kim reafirma la amistad tradicional entre los dos países como si nada hubiera sucedido, cuando la relación había caído a unos niveles sin precedentes”, dijo Bonnie Glaser, experta en Asia en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Las relaciones se habían tensado con el apoyo de China a las sanciones de la ONU y la suspensión de importaciones de carbón y mineral de hierro desde Corea del Norte.

Pyongyang aparentemente trató de humillar a Pekín al hacer coincidir algunos de sus ensayos misilísticos con grandes cumbres globales en China.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios