Corrupción de alto nivel: 201 príncipes y políticos detenidos


Las autoridades los acusan de haber desviado 100 mil millones de dólares durante varias décadas.

La operación anticorrupción lanzada por Arabia Saudita la semana pasada ha llevado a 201 personas a la cárcel y ha puesto al descubierto un fraude de hasta 100 mil millones de dólares a lo largo de varias décadas, anunciaron ayer las autoridades locales.

Príncipes, ministros y un empresario multimillonario figuran entre los personajes detenidos o despedidos la semana pasada, en una redada decidida por la Comisión Anticorrupción presidida por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, de 32 años.

Esta purga se produce en un tenso contexto regional, con Arabia Saudita e Irán enfrentados por la guerra en Yemen, y una posible crisis política en Líbano tras la renuncia del primer ministro Saad Hariri anunciada desde Riad.

“Un total de 208 personas ha sido interrogado hasta ahora. De esos individuos, siete han sido puestos en libertad sin cargos”, informó el Ministerio de Información saudita en su comunicado.

Las autoridades congelaron las cuentas bancarias de los acusados y anunciaron que los activos vinculados a presuntos casos de corrupción serán requisados como propiedades del Estado.

“La magnitud potencial de las prácticas de corrupción es muy grande”, añadió el Ministerio.

“Según nuestras investigaciones de los tres últimos años, calculamos que al menos 100 mil millones de dólares fueron desviados a través de corrupción y malversación sistemáticas durante varias décadas”.

Los detenidos serán juzgados ante un tribunal, indicó el fiscal general.

ESCALA CRISIS CON LÍBANO

Por otra parte, Arabia Saudita y Kuwait pidieron ayer a sus ciudadanos a abandonar Líbano tras la renuncia del primer ministro de ese país, Saad Hariri, quien dijo que no volvería a su país por temor a ser asesinado.

Hariri anunció su dimisión el sábado en una visita a Riad en la que acusó a la organización chiita Hezbolá y a su aliado Irán de tener “el control” de Líbano.

“Debido a la situación en Líbano, el reino pide a sus nacionales que visitan o viven en Líbano que se vayan lo antes posible, y aconseja a sus ciudadanos no viajar” a ese país, informó la Cancillería saudita.

Horas después, Kuwait también pidió a “todos sus ciudadanos que abandonen inmediatamente Líbano” y eviten viajar allí por precaución.

Arabia Saudita, de mayoría sunita, e Irán, chiita, libran una guerra de influencias en la región.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios