SCT lanza alerta; colapsos, por copy paste de planos


En algunas obras del país el control de calidad se consigue a cambio de una iguala mensual, denuncia la dependencia.

La mala calidad en muchas obras e inmuebles en México representa un foco rojo en el que permean la corrupción, omisiones, y donde las construcciones se basan en modelos en los que simplemente se copian planos de otras.

Jesús Felipe Verdugo López, director general de Servicios Técnicos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo a senadores que el error en las obras es creer que el copy paste (copiar y pegar) de planos se puede aplicar en cualquier suelo, pues antes se tiene que realizar un estudio.

“Son estudios muy necesarios de impacto ambiental; si no tengo esos estudios, de seguro voy a tener un problema en la ejecución y en la calidad de obra”, alertó el funcionario.

Acusó: “Me he encontrado en varias obras en donde el control de calidad se da por una iguala mensual, no con las necesidades que se tiene”.

Expuso que el error en México es creer que la calidad de la obra inicia en su ejecución, “cuando en realidad inicia desde el contratista”

CIMENTARON EDIFICIOS CON  CORRUPCIÓN

La Secretaría de Comunicaciones señala que muchas edificaciones se realizaron entre omisiones y copiando planos de otros inmuebles

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reconoció que la mala calidad en muchas obras e inmuebles en México es un foco rojo, pues fueron construidas entre corrupción, omisiones y basadas en modelos donde simplemente se copian planos de otras edificaciones.

Esa etapa (la de calidad) todavía no la revisamos. Me he encontrado en varias obras en donde el control de calidad se da por una iguala mensual, no con las necesidades que se requieren; entonces, si una obra vale mil millones de pesos y le dan una iguala de cien mil pesos al mes al que es de control de calidad, si el supervisor no tiene esos alcances de revisión, seguro no va tener una buena calidad la obra, si nosotros verificamos las obras  sólo a 10%, ya sea el gobierno o el privado, tampoco van a tener buena calidad”, expuso Jesús Felipe Verdugo López, director general de Servicios Técnicos de la SCT.

RESPONSABILIDAD

 Sólo en la Ciudad de México, además de los edificios y obras colapsadas, más de mil inmuebles resultaron dañados por los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre. Al respecto, Verdugo López señaló que los constructores deben asumir su responsabilidad.

 

“Tenemos un problema fuerte: tenemos que cambiar la percepción de que la gente, los constructores, acepten que la calidad es de ellos, que no cuando se termina (la obra) se acaba el compromiso, ¡no!, damos una fianza de garantía de un año y ahí nos olvidamos, ¡no!, la obra tiene una vida útil de 20 o 30 años y esa vida útil se debe cumplir si cumple con la calidad”, explicó.

“En una reunión con ingenieros, organizaciones no gubernamentales y especialistas en la materia, el funcionario expuso que el error en México es creer que la calidad de la obra inicia en su ejecución, “cuando en realidad inicia desde el contratista”.

“Tenemos que ir viendo esa etapa importante, que es la elaboración de los proyectos, seleccionar a los mejores. Y nos vamos a la parte de la contratación. Si yo contrato la obra pública o una obra privada, y no tengo el traje a la medida, que son unas bases completas, un catálogo de conceptos, una normatividad apegada al proyecto, a los reglamentos, y hago un machote como cualquier otra obra, hago un copy-paste de una licitación con otra, de seguro voy a tener muchos problemas”, expuso.

Explicó que el error en las obras es creer que el copy-paste (copiar y pegar) de planos se puede aplicar en cualquier suelo, pues antes se tiene que realizar un estudio.

“Son estudios muy necesarios de impacto ambiental, de cambio de uso de suelo, si no tengo esos estudios de seguro voy a tener un problema en la ejecución y en la calidad de obra; si nosotros no tenemos claro todas las etapas que siguen, como es el proyecto ejecutivo, y no contrato a la mejor empresa para que me haga los estudios de proyecto, que se apegue a la norma, a los manuales, a los lineamientos que tiene, de seguro voy a tener un proyecto con deficiencias y eso va a redundar, posteriormente, en una calidad en la ejecución de la obra”, agregó.

Verdugo llamó al sector público y privado a tener muy claro los alcances de la contratación, o la licitación pública, si es el caso.

BOLÍVAR 168  INMUEBLE COLAPSADO DUEÑOS NO DIERON RESULTADOS DE PERITAJE

Los arrendadores del edificio colapsado en Bolívar 168 desconocían el resultado del peritaje estructural realizado por los dueños en 2015.

Un edificio desgastado y sin mantenimiento era el centro de trabajo de cinco empresas: Línea Moda Joven, ABC Toys Company, SEO Young International, New Fashion y Dashcam System.

De acuerdo con uno de los representantes de la empresa ABC Toys, Samuel Tavera Torres, en 2015 una inmobiliaria compró el inmueble ubicado en Bolívar esquina con Chimalpopoca.

“Cuando se compró ese inmueble se hizo un contrato de arrendamiento, y él llevó a un perito estructural, revisaron el inmueble, hicieron perforaciones en todos los pisos, y del peritaje nunca tuvimos conocimiento, no nos informaron, ni la delegación”, comentó.

“Un mes más tarde, las perforaciones fueron tapadas y no se ha sabido de los dueños, incluso después de que este inmueble se cayó el pasado 19 de septiembre, “no hay nadie que responda”.

 

A esto, los propietarios jamás les indicaron sobre un plan de protección civil para quienes rentaban las oficinas de este edificio de cuatro pisos, más estacionamiento.

La empresa de José Lin fue constituida en 2010 y se localizaba en el segundo piso; en el lugar, según Everardo Cisneros, otro de los representantes legales, fallecieron Silvia Migueles Quintanar; Wang Chia Yu; Pei Ju Chin y Lai Ying Xia, todos con permiso migratorio.

“(Todas) estaban sujetas a un régimen legal en el marco contractual, tenían seguridad social de forma correcta, no había abuso o explotación laboral, son personas regularizadas y no había procesos irregulares con el IMSS o la STPS”, sostuvo.

La parte legal es una denuncia penal en contra de la inmobiliaria, las autoridades delegacionales en materia de administrativa y la constructora.

“La inmobiliaria no tenía o no preveía esas contingencias, pese a que se pagaban cuotas de mantenimiento y nunca se dio una reparación al inmueble, un mantenimiento adecuado. Hablaríamos de un no mantenimiento permanente”, manifestó.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios