Arzobismo Ruy Rendón Leal insta a actuar corresponsablemente para abatir violencia


A orar y acercarse a los distintos grupos pastorales que existen en las iglesias para generar ambientes de paz y armonía, invitó el arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, como una forma de contribuir a disminuir la violencia que impera en la ciudad.

A orar y acercarse a los distintos grupos pastorales que existen en las iglesias para generar ambientes de paz y armonía, invitó el arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, como una forma de contribuir a disminuir la violencia que impera en la ciudad.

 

“Para muchas personas la oración no tiene mucha validez, pero los hombres y mujeres de fe entendemos que la oración es una práctica muy valiosa para solucionar situaciones graves que se presentan en la sociedad”, consideró el religioso.

Aseveró que aunque las autoridades deben redoblar la atención, todos los que integran la sociedad son corresponsables de la inseguridad y la violencia, pues dijo “todo tenemos algo que ver o tenemos algo que hacer”.

En ese sentido Rendón Leal reiteró la importancia de atacar el problema desde la raíz, desde la familia, la escuela e incluso la iglesia, en donde comentó que a través de grupos y talleres se trabaja en la formación humana y cristiana de niños, jóvenes, matrimonios y familias.

El líder de la grey católica en Hermosillo convocó a los ciudadanos a acercarse a sus iglesias, en donde mediante la Pastoral Social se ofrecen talleres de paz y reconciliación que pueden implementarse tanto en las parroquias como en los barrios, en ellos explicó, se realizan ciertas dinámicas que les ayudan a favorecer en su corazón y en su entorno ambientes de paz y perdón.

 

Felicitación a los maestros

El arzobispo Ruy Rendón extendió una felicitación a los maestros que este 15 de mayo celebran su día y cuyo trabajo, dijo, es muy valorado por la iglesia, pues son figuras clave en las comunidades, incluso en aquellas en donde ejercen en medio de complicadas situaciones de violencia.

 

Exhortó a los docentes a que “no solamente busquen formar el intelecto, sino que la enseñanza y la formación que ofrecen llegue también al corazón. Hoy más que nunca, más que formar la inteligencia hay que formar el corazón, la vida interior de los alumnos, de los discípulos”.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios