Exdirector del FBI había pedido más recursos para investigación Trump-Rusia


Estas revelaciones generan nuevas preguntas sobre lo que provocó la decisión de Donald Trump por despedir a James Comey

Días antes de ser despedido por el presidente Donald Trump, el director del FBI James Comey dijo a los legisladores que había solicitado al Departamento de Justicia más recursos para continuar la investigación sobre la interferencia de Rusia en la elección presidencial del año pasado, informaron funcionarios federales.

Los funcionarios dijeron que Comey se reunió la semana pasada con Rod Rosenstein, el subsecretario de Justicia, para realizar la solicitud. Comey alertó después a los legisladores con vínculos a las indagaciones simultáneas que realiza el Congreso sobre la injerencia rusa, de acuerdo con los funcionarios que insistieron en el anonimato para poder revelar conversaciones privadas.

La portavoz del Departamento de Justicia, Sarah Isgur Flores, dijo que era falso que Comey hubiera solicitado a Rosenstein más recursos para la investigación en torno a Rusia.

Las revelaciones generan nuevas preguntas sobre lo que provocó la decisión de Trump por despedir a Comey. La Casa Blanca citó un memo de Rosenstein, en el cual critica el manejo de Comey respecto a la investigación del año pasado sobre las prácticas de uso de correo electrónico por parte de la demócrata Hillary Clinton.

El memo de Rosenstein no menciona la investigación del FBI sobre Rusia, en la que se indaga los hackeos rusos a grupos demócratas del año pasado y si allegados a la campaña de Trump tuvieron relación con la interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales.

Trump defendió el miércoles su decisión al afirmar en una serie de tuits que tanto los demócratas como los republicanos “me agradecerán” esta acción. No mencionó ningún efecto que el despido pudiera causar en las indagatorias del FBI y el Congreso sobre los contactos entre su campaña electoral de 2016 y las autoridades rusas.

“No estaba haciendo un buen trabajo. Así de simple. No estaba haciendo un buen trabajo”, dijo Trump en una breve declaración a reporteros en la Oficina Oval, en donde estuvo acompañado del exsecretario de Estado, Henry Kissinger.

La Casa Blanca dijo que Trump había considerado despedir a Comey desde el día de la elección.

Creo que se trata de una erosión en la confianza”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. Indicó que tanto el memo de Rosenstein como el propio testimonio de Comey la semana pasada sobre su manejo de la investigación de Clinton, llevaron a Trump a tomar la decisión final.

El abrupto despido de Comey pone en duda el futuro de la indagatoria del FBI y de inmediato genera sospechas de un turbio esfuerzo por obstaculizar una investigación que ha ensombrecido desde el comienzo al gobierno actual. Trump se ha mofado de las investigaciones, a las que define como “una farsa”, y ha negado cualquier interacción entre su campaña y los rusos.

Sanders dijo que la Casa Blanca “alentaría” al FBI a completar la investigación de Rusia. Indicó que el presidente mantiene su oposición a la designación de un fiscal especial para supervisar la pesquisa.

Los demócratas compararon la salida de Comey con la “Masacre del Sábado en la Noche” de Richard Nixon durante su investigación del Watergate y renovaron su llamado a la designación de un fiscal especial.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios